Próximos cursos presenciales
Monasterio de Santa María de la Gloria de Casbas, Huesca


Comprar libro

Título: SAN PEDRO EL VIEJO. PANTEÓN REAL DE ARAGÓN

Comprar libro

Título: LOS MONASTERIOS ROMÁNICOS

Comprar maqueta Santa Cruz de la Serós (Huesca)

Maqueta: SANTA CRUZ DE LA SERÓS

Comprar maqueta San Pedro de Lárrede (Huesca)

Maqueta: SAN PEDRO DE LÁRREDE





All rights reserved. The contents of: "MONASTERY OF SANTA MARÍA DE LA GLORIA DE CASBAS, HUESCA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos del portal "MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE LA GLORIA DE CASBAS, HUESCAS" son propiedad de © Arteguias.com

Monasterio de Santa María de la Gloria de Casbas, Huesca

Introducción

El monasterio de Santa María de la Gloria se sitúa en la localidad de Casbas de Huesca, un pequeño pueblo que se encuentra a unos 30 km. de la capital. En el año 2004 la pequeña comunidad monástica que lo habitaba, conformada por tres monjas, decidió cerrarlo, porque debido a su avanzada edad no podían hacerse cargo de su mantenimiento.

La Congregación de Madres Bernardas del Císter decidió ponerlo a la venta, y el proceso se culminó tres años más tarde, siendo su propietario, desde entonces, la Fundación Progea, dedicada al sector inmobiliario, que lo adquirió con la intención de rehabilitarlo, y explotarlo a nivel turístico. En la actualidad el edificio puede visitarse concertando una cita previa.

El edificio fue declarado Monumento Histórico-Artístico en el año 1979, y, en el año 2004, antes de que se pusiera a la venta, se declaró Bien de Interés Cultural, con el objetivo de protegerlo.

Historia

La fundación del monasterio de Casbas se remonta al siglo XII. En esa época la localidad pertenecía a los condes de Pallars Jussà. Oria de Pallars, esposa de Arnau Mir, lo fundó en el año 1173, gracias a la complicidad de Esteban de San Martín, obispo de Huesca, que anteriormente había sido abad de Poblet. No está claro que el objetivo de esta fundación.

Se ha apuntado que Oria de Pallars quería fundar aquí un panteón para su familia, al estilo del panteón de los condes de Barcelona en Ripoll, pero en realidad no hay ningún documento que pruebe esto. Lo cierto es que tanto ella como su hijo y su nieta se enterraron aquí.

A partir del año 1178 Oria de Pallars, condesa abadesa del monasterio, tuvo jurisdicción sobre la villa de Casba. El rey Alfonso II de Aragón (1164-1196) concedió a este monasterio muchos privilegios, con los que multiplicaron su área de influencia en los territorios comprendidas entre Hoya de Huesca y Somontano de Barbastro.

En el año 1196 el Papa Celestino III (1191-1198) tomó el monasterio bajo su protección desvinculándolo de la diócesis de Huesca y consintiendo que se rigiese por la regla cisterciense de San Benito. En 1208 se consagró la iglesia, cuya construcción ya debía estar terminada, o muy avanzada. Al año siguiente pasó a depender de la abadía cisterciense de Morimond (Alto Marne, Francia).

Parece que la época de máximo esplendor del monasterio fue en los siglos XVI y XVII, cuando fue objeto de numerosas ampliaciones, aunque su configuración actual responde fundamentalmente a las reformas del siglo XVIII. Con la desamortización se perdieron la mayoría de sus bienes, aunque no se llegó a expulsar a la comunidad monástica, que permaneció viviendo en el monasterio, cada vez más mermada, hasta principios del siglo XXI.

Patio mayor

Se accede al recinto monástico por medio de un pasillo abovedado con medio cañón por encima del cual se encuentra la torre del homenaje, que es uno de los restos que se conservan del antiguo recinto amurallado.

Ésta se comunica con un patio que es uno de los dos espacios en torno a los que se articulan todos los edificios monásticos. En él se puede ver, la fachada de la iglesia, con una interesante portada románica, y un palacio abacial del siglo XVIII, y, enfrente, la fuente, el antiguo lavadero, algunos restos de las murallas, y el huerto.

Patio menor

Desde el patio mayor se puede acceder, mediante un pasillo que discurre bajo el palacio abacial, a otro patio de unas dimensiones más reducidas situado al oeste de la iglesia. En torno a este espacio se encuentra la entrada principal al recinto monástico propiamente dicho, la antigua hospedería y las diferentes estancias de servicio, como la portería, el locutorio, las casas de los capellanes y del confesor, y la enfermería.

En el costado que se encuentra frente al pasillo de entrada hay un pórtico, con columnas de piedras, zapatas, y vigas de madera. Un gran portón con arco apuntado comunica el patio menor con el vestíbulo del monasterio, por donde se accede al claustro.

La portada de la iglesia

Volviendo al patio mayor, el visitante se encuentra con la portada de la iglesia, que sobresale ligeramente del muro.

Tímpano y arquivoltas de la puerta

Se trata de una estructura sencilla, compuesta por un gran arco de medio punto abocinado, con once arquivoltas decoradas con formas geométricas, puntas de diamante vaciadas, baquetones, y el característico ajedrezado de Jaca, entre otros elementos.

En el tímpano hay un relieve de un crismón trinitario, con lo símbolos apocalípticos y un Agnus Dei con la cruz en el centro.

Las arquivoltas se sostenían por medio de tres columnas a cada lado de la puerta, de las cuáles no se ha conservado ninguna, que sustentaban a su vez, cada una, un grupo de nueve capiteles labrados en el mismo bloque de piedra, algunos de los cuáles sí se han conservado. Éstos son de sencilla labra, y no presentan decoración.

La iglesia

La iglesia es la parte más antigua de todo el conjunto, aunque durante el siglo XVII sufrió profundas transformaciones. Desde el exterior se ve a simple vista la ampliación de la nave y el transepto, cuya altura aumentó de forma considerable con una estructura de ladrillo, que sobresale por encima de la sillería original.

La cabecera está compuesta por un triple ábside semicircular, el central más ancho y alto. En cada ábside se abre en el centro una pequeña ventana estrecha en forma de arco de medio punto, con dos arquivoltas, y dos columnas con sus correspondientes basas y capiteles.

Ábside lateral

Éstos tienen sencillas formas vegetales o geométricas, a excepción del que se encuentra en uno de los laterales de la ventana del ábside central, que es historiado. En él están representados cuatro hombres, en dos grupos de dos personas, que se sujetan la nuca y se enlazan las manos, como si estuvieran luchando.

En este mismo ábside central, por encima del vano, se observa un cambio de material muy brusco. Mientras que los dos ábsides laterales y la parte inferior del central son de sillería, bien encuadrados, la parte superior se vuelve tosca y peor labrada, lo que evidencia un parón en la obra, y una continuidad unos años después, quizás con unas condiciones económicas menos favorables.

La iglesia tiene una planta de cruz latina. En el interior tiene una sola nave, que remata en la cabecera triple, cuyos ábsides desembocan en un amplio transepto.

Las reformas que se acometieron en el siglo XVII transformaron el interior por completo. Tal y como se presenta en la actualidad la nave se encuentra cubierta por una bóveda de medio cañón, y se divide en tres tramos por medio de dos arcos fajones.

Casbas: nave de la iglesia

En el crucero hay un cimborrio cubierto con una cúpula de ocho paños, cuya transición desde el cuadrado se realiza por medio de pechinas en donde se encuentran los escudos de cuatro abadesas. Esta cúpula parece que fue levantada entre 1609 y 1615, siendo abadesa Jerónima de Azlor.

Cúpula del cimborrio

Uno de los escasos elementos de la iglesia medieval original son los capiteles que se encuentran sobre las columnillas, a ambos lados de las ventanas de los ábsides.

En los dos laterales, éstos tienen formas geométricas, mientras que los cuatro que enmarcan el vano central son historiados, y tienen formas muy sencillas, pero de gran virtuosismo, que representan figuras humanas o animales.

De izquierda a derecha, en el primero de ellos se puede ver a un hombre sujetando unos pájaros por el cuello; a continuación se ven dos grifos, con una formas muy geométricas; el tercero representa a dos leones de cuyas bocas surge un hombre, que se sitúa en el ángulo del capitel, y, sobre ellos, dos animales cuya identificación resulta difícil; y por último, dos monjes que sujetan a una especie de monstruo.

Las sepulturas de la fundadora y sus familiares se encontraban originalmente en el muro del Evangelio, pero cuando se acometió la gran reforma del siglo XVII sus restos se colocaron en unas urnas sobre las columnas del presbiterio.

En el tercer tramo de la nave se encuentra el coro alto, que es una magnifica pieza de arte mueble realizada entre 1515 y 1520 por el mazonero zaragozano Juan Bierto.

Coro de la iglesia

El claustro

Aunque lo habitual es que el claustro se sitúe junto al lado de la Epístola, esto es, al norte, en Casbas ocurre lo contrario, se encuentra junto al lado del Evangelio.

Su construcción se acometió entre los siglos XIV y XV, siguiendo la estética del gótico, aunque en la actualidad se encuentra muy desfigurado, debido a las numerosas intervenciones que ha recibido. Consta de cuatro pandas que bordean todo su perímetro, abiertas mediante arcos lobulados de piedra que se sostienen sobre pilares de sección octogonal. Originalmente tan sólo contaba con un piso, pero en el siglo XVIII se añadió una segunda altura, con un cuerpo de ladrillo, lo que obligó a reforzar la estructura original de piedra con pilastras de ladrillo, que enmascaran en gran parte la estructura gótica.

Las dependencias monásticas

En al crujía este del claustro se encuentra la sala capitular, cuya configuración inicial se encuentra muy modificada. La sala se cubre con una bóveda de medio cañón, aunque en la actualidad se ha dividido en dos alturas, y en el piso inferior se han creado diferentes estancias que fueron usadas como sacristía. En este mismo piso pueden verse dos laudas sepulcrales de dos abadesas.

Lauda de una de las abdesas en la sala capitular

Junto a la sala capitular se sitúa la biblioteca, que es una habitación de planta rectangular con arcos diafragma, sobre la cual se encontraban los dormitorios de las monjas.

En el costado norte del claustro se encuentra el refectorio, que es una gran sala de planta rectangular, cubierta con vigas de madera y pequeñas bovedillas de yeso.

En la crujía occidental se encuentra el antiguo vestíbulo del monasterio. Se trata de un espacio rectangular, con dos arcos diafragma, y un arco de acceso que comunica con el patio menor.

Bienes muebles

La mayoría de las piezas de arte mueble del monasterio desaparecieron con la desamortización del siglo XIX y, las que lograron sobrevivir, se destruyeron durante la Guerra Civil española. A pesar de todo se han conservado algunas pinturas cuyo interés merece ser señalado.

Además de la sillería del coro realizado por Juan Bierto en el primer tercio del siglo XVI, en el altar mayor de la iglesia pueden verse dos interesantes tablas, también del siglo XVI, una de las cuáles representa a San Bernardo de Claraval, y la otra una Virgen con el Niño.

Pero sin duda la pieza más importante de las conservadas es la conocida como "tabla de Santa Úrsula", que se conserva en la actualidad en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Se trata de un frontal de altar que se atribuye al conocido como Segundo Maestro de Bierge, y que fue realizado en torno al año 1300. En ella puede verse una representación de Santa Úrsula en la parte central, rodeada de doce escenas de su vida.

Ermita de Nuestra Señora de Bascués en Casbas de Huesca

La visita al monasterio de Santa María de la Gloria de Casbas nos da la oportunidad de acercarnos a ver la ermita de Nuestra Señora de Bascués, que se encuentra a pocos kilómetros junto a la carretera.

Ermita de Nuestra Señora de Bascués en Casbas de Huesca

El mayor encanto que nos ofrece la ermita es su localización en medio del campo, sin ningún molesto edificio que impida su contemplación, además del glamour propio de los templos rurales.

Cabecera de la ermita de Bascués rodeada de vegetación

Se trata de un bien conservado templo de una nave de sillería engarzada a una cabecera de ábside semicilíndrico sin tramo presbiterial.

Puerta en el muro sur

En el muro meridional se encuentra la puerta, muy sencilla, rematada por un crismón trinitario que se dispuso girado.

Crismón girado

El interior es completamente abovedado. La nave se cubre con bóveda de medio cañón.


(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Monasterios
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE LA GLORIA DE CASBAS. HUESCA" en junio de 2016

AVISO LEGAL