Próximos cursos presenciales
Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Occitania, Patrimonio de la Humanidad, 24, 25, 26, 27 y 28 de abril de 2024


All rights reserved. The contents of: "STORY OF GUIDED TRAVEL: OCCITANIA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 24, 25, 26, 27 Y 28 DE ABRIL DE 2024" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CRÓNICA E IMÁGENES DEL VIAJE GUIADO: OCCITANIA, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 24, 25, 26, 27 Y 28 DE ABRIL DE 2024" son propiedad de © Arteguias.com

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Occitania, Patrimonio de la Humanidad, 24, 25, 26, 27 y 28 de abril de 2024

Entre los días 24 y 28 de abril tuvo lugar la esperadísima III edición del Viaje Guiado ARTEGUIAS "Occitania, Patrimonio de la Humanidad: Carcassonne, Albi, Toulouse, Conques y Moissac", una ruta por el llamado País Cátaro, rebosante de historia y arte medieval.

Visita a Santa Fe de Conques

Con el fin de acortar las considerables distancias que nos separan del país galo, tomamos el AVE desde Atocha y en apenas cuatro horas llegamos a Girona, donde nos esperaba nuestro bus para llevarnos al restaurante reservado para la ocasión.

Antes de cruzar la frontera hicimos la primera visita del viaje a la canónica agustiniana de Santa María de Vilabertrán, un edificio puramente románico que destaca por su bello campanario lombardo, su claustro y su cruz procesional; sin duda un buen aperitivo para empezar el viaje.

Precisamente, en el interior del citado claustro nos hicimos la primera fotografía de grupo del viaje.

Desde Vilabertrán, nos dirigimos a nuestro hotel, ya en Perpignan, donde pudimos descansar tras tantas horas de recorrido.

El jueves por la mañana nos desplazamos hacia Carcassonne, una preciosa ciudadela medieval magníficamente conservada, en parte gracias a la intervención del polémico arquitecto decimonónico Eugène Viollet-Le-Duc y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Caminamos por el entramado de callejuelas hasta su basílica de Saint-Nazaire, una construcción que aúna, de forma elegantísima, las formas románicas y góticas.

Por supuesto, entramos también en el Castillo Condal, recorriendo el paseo de ronda hasta desembocar en el interesantísimo museo lapidario que custodia en su interior.

Tras la comida en un restaurante de la ciudad moderna, conocida como La Bastida de San Luis, aprovechamos para visitar la iglesia gótica de Saint-Michel, reconvertida en catedral en 1803.

Desde aquí, nos desplazamos escasos 30 kilómetros hasta la poco conocida pero muy interesante abadía románica de Saint-Papoul, que en su día fue un próspero centro de peregrinaje medieval. En su cabecera se conservan magníficos capiteles y canecillos del genial taller de Cabestany, con su particular forma de trabajar los cuerpos y rostros.

También agradó a nuestros acompañantes la monumentalidad de su claustro de transición entre los románico y lo gótico.

Con esto, dimos por finalizado el segundo día y nos dirigimos hacia nuestro nuevo hotel en el centro de Toulouse, donde nos alojamos durante el resto del viaje.

La mañana del viernes la pasamos en la histórica ciudad de Albi, importante sede episcopal tras la cruzada albigense. Su conjunto monumental se articula en torno a la imponente catedral de Sainte-Cecile, construida en ladrillo en estilo gótico mediterráneo.

Explicaciones ante la cabecera de la catedral de Albi

Su impresionante volumen, su rica policromía mural renacentista y su coro gótico flamígero dejaron boquiabiertos a todos.

En el coro de la catedral

Albi posee otro peculiar edificio medieval, la colegiata de Saint-Salvi. Presenta una estructura compleja, fruto de las múltiples intervenciones que ha sufrido a lo largo de distintas épocas por lo que una parte es románica y otra gótica. También ha sabido conservar una de las arquerías del claustro románico.

En su interior pudimos admirar el soberbio conjunto escultórico tardomedieval que conserva, formado por un Calvario, una Piedad, un Ecce Homo...

Continuamos paseando por el encantador centro histórico de Albi, ciudad natal del renombrado Henri Toulouse-Lautrec, hasta su mirador sobre el río Tarn, que nos ofreció una panorámica incomparable de la ciudad medieval.

Tras una comida tradicional propia de la región del Aveyron, nos dirigimos a la preciosa localidad de Conques, donde se levanta la Abadía de Santa Fe, uno de los templos románicos más importantes de toda Europa y parada obligada de las rutas jacobeas.

Su merecida fama le viene especialmente por la portada occidental y su singular tímpano. Éste, dividido en tres registros, narra el pasaje apocalíptico de la Parusía y el Juicio Final, con una minuciosidad y un detalle preciosista. Muchos de nuestros viajeros quedaron impactados ante su belleza.

No podíamos irnos sin visitar su Tesoro, un pequeño museo que suele pasar desapercibido al visitante pero que custodia auténticas joyas de orfebrería medieval, destacando el relicario de la propia Santa Fe, cuajado de gemas y camafeos. Regresamos al hotel en Toulouse maravillados ante tanta belleza.

Aprovechando nuestra estancia en la capital de Occitania, el sábado por la mañana visitamos algunos de sus monumentos más importantes.

Comenzamos por la basílica de Saint-Sernin, prototípica iglesia de peregrinación del camino compostelano de enormes dimensiones, con cinco naves, girola y cripta cuajada de reliquias. Cuenta con un riquísimo programa artístico en el que trabajó, entre muchos otros, el célebre maestro de Platerías y también Bernard Gilduin.

Interior de la Basílica de Saint-Sernin

Siguiendo la Calle del Toro, una de las principales arterias de Toulouse, llegamos a la Plaza del Capitol, centro neurálgico de la misma. Aprovechamos para tomarnos un café en las animadas terrazas que la flanquean.

En la céntrica Plaza del Capitolio de Toulouse

A continuación, nos dirigimos al que fuera convento dominico de Toulouse, conocido como el Convento de los Jacobinos, uno de los mejores ejemplos del gótico meridional de la región.

Bóvedas. Convento de los Jacobinos

Su iglesia, de una sola nave, está sostenida por la llamada "palmera", una única columna que se abre en 22 nervaduras y permite abrir gran cantidad de vanos con bellísimas vidrieras que nos pasamos largo rato fotografiando. Pasamos también a su claustro y a la capilla de San Antolín, cubierta por pinturas murales del siglo XIV.

Explicaciones en el claustro del Convento de los Jacobinos

Tras una riquísima comida en un céntrico restaurante, nos dirigimos a la insigne Abadía románica de Saint-Pierre de Moissac, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1998. Su claustro del año 1100 es lo que la ha conferido su fama.

El grupo posando en el claustro de Moissac

Afortunadamente, también su portada románica ha sobrevivido, dejándonos tallas tan soberbias como los veinticuatro ancianos del Apocalipsis mirando al Cristo en Majestad o el relieve del profeta Jeremías. Verdaderamente una joya que nos pasamos más de una hora comentando ensimismados.

Explicaciones en la portada de la Abadía de Moissac

El domingo por la mañana nos acercamos a la pequeña población de Rieux-Minervois, donde se encuentra la peculiar iglesia de Sainte Marie. Este místico lugar cuenta con una planta heptagonal, y, como bien saben nuestros viajeros, el numero 7 en el cristianismo alude a la perfección. Desde luego, consideramos que fue el cierre perfecto para nuestro viaje.

Capitel de la Asunción

Cogimos nuestro autobús hacia La Junquera, ya en España, para una última comida familiar, y poco tiempo después, subimos al AVE de vuelta a Madrid, donde llegaríamos a la hora prevista.

Ha sido un viaje precioso, gracias a todos por acompañarnos. ¡Nos vemos pronto!

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Viajes Guiados

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

AVISO LEGAL